Coordinación dinámico segmentaria

En Educación Primaria, la coordinación dinámico segmentaria se trabajará a través de lanzamientos, golpeos y recepciones. Trabajaremos con juegos donde se impliquen estas habilidades motrices básicas. Para ello, podemos adptar alguno de los elementos estructurales del partido como el móvil empleado(tamaño, color, forma, número…), la meta (el tamaño de la portería o canasta, la altura, la ubicación, el número…), entre otros.

La coordinación dinámico segmentaria (en adelante, CDS) hace referencia a movimientos que conllevan el ajuste de la vista y un segmento corporal. A su vez, la CDS se divide en:

  • Coordinación óculo-manual: conlleva el ajuste entre el ojo y la mano.
  • Coordinación óculo-pédica: implica el ajuste entre el ojo y el pie.

A continuación incluimos juegos para trabajar la coordinación dinámico segmentaria para nuestras clases de Educación Física.

Juegos de coordinación óculo-manual

Triangulo de lanzamiento

Dividimos la clase en grupos de 3. El equipo se situará en forma de triángulo, portando un churro cada uno de los componentes. El objetivo será lanzar el churro al compañero que tenemos a nuestro lado, evitando que se caiga al suelo.

Variantes
  • Aumentar la distancia
  • Lanzamos el churro al compañero que tenemos en frente.
  • Uno de los alumnos deberán de lanzar dos churros, y los otros dos jugadores del equipo deberá de coger su churro correspondiente.
Materiales
  • Un churro por alumno.

La balanza

Dividimos la clase en parejas. Cada pareja tendrá que trasladar una pelota de foam hasta el final de la pista o por un recorrido determinado haciendo uso de dos churros de piscina. No podrán tocar la pelota en ningún momento y deberán evitar que la pelota se caiga al suelo.

Variantes
  • Incrementar el número de pelotas que los alumnos tendrán que llevar.
  • Aumentar o disminuir el tamaño de las pelotas.
Materiales
  • Dos churros de piscina y un balón de foam por pareja.

Ringo al churro

Dividimos la clase en parejas. Un miembro de la pareja sujetará un churro de piscina de aproximadamente 1.65 cm de largo, y el otro compañero tendrá un ringo. El objetivo es que el jugador que tiene el ringo logre introducirlo en el churro. Sin embargo, los miembros de la pareja no podrán moverse del sitio en el que se encuentra, pero si se podrá modificar la altura del churro según la trayectoria del ringo. Iremos aumentando la distancia para dificultar el juego.

Variantes
  • Cada pareja tendrá 3 conos. El jugador que tiene el churro se situará en el primer cono hasta que consigan introducir el ringo. En este caso, el alumno con churro se moverá al segundo cono, mateniendose el alumno con el ringo en la misma posición, para que la distancia entre los dos aumente.
  • Se puede emplear una pica en sustitución del ringo.
Materiales
  • Un churro y ringo por pareja.

Trampolín

Dividimos la clase en parejas. Cada pareja tendrá dos churros que deberán de sujetarlos por ambos extremos. El objetivo de la pareja es lanzar una pelota de foam hacia arriba, utilizando los dos churros como trampolín. Una vez que la lanzan, deberán de coordinarse para que la pelota vuelta a caer sobre el trampolín construido.

Variantes
  • Lanzar la pelota con los dos churros a modo de trampolín, dejarla botar en el suelo y cogerla antes de que vuelva a caer con los churros juntos.
Materiales
  • Dos churros y un balón de foam por pareja.