Educación Infantil

A continuación presentamos una gran variedad de juegos de calentamiento para ser desarrollados en Educación infantil. Algunos de los juegos presentamos podrían desarrollarse en los primeros cursos de Educación Primaria si aumentamos la complejidad de los mismos.

Qué juegos de calentamiento puedo introducir en infantil

A continuación te presento una gran variedad de juegos de calentamiento innovadores y creativos que engancharán a nuestros alumnos de infantil:

Churro sentado

Dos o más alumnos serán los encargados de portar un churro para pillar al resto de jugadores. Cuando un jugador es pillado por los alumnos que llevan el churro, deberán de sentarse, pudiendose salvar cuando cualquiera de los jugadores que no han sido pillado saltan por encima de sus piernas.

  • Modificamos la forma en que los jugadores sentados son salvados: tocarles con un churro, saltar con una pierna, saltar con dos piernas…

Materiales

  • Churros de piscina de 30 cm de largos para cada uno de los alumnos

Churro en alto

Dos o más alumnos llevarán un churro con el objetivo de pillar al resto de jugadores de la clase. Para evitar ser pillados, deberán de subirse a cualquier sitio que se encuentre elevado (bancos suecos, espalderas, colchonetas…) durante un tiempo máximo de diez segundos. Cuando alguno de los alumnos sean pilados, serán los nuevos encargados de pillar al resto.

Variantes

  • Incrementar o reducir el número de alumnos que pillan.
  • Utilizar aros o cualquier otro material, que pueda servir como un sitio elevado, a pesar de que no lo esté.

Materiales

  • Churros de piscina cortos.

El semáforo del movimiento

El profesor tendrá tres balones o tres bolos (o cualquier otro material que se considere oportuno) de color rojo, amarillo y verde. Cuando el profesor levante el balón verde, todos los alumnos deberán de correr por el gimnasio; cuando levante el balón amarillo con la mano, todos los alumnos deberán de andar tranquilamente por la pista y cuando sea la pelota roja, todos los alumnos deberán de quedar como quietos como estatuas.

Variantes
  • Modificar el significado de las pelotas: cuando se levante la pelota verde, todos saltarán con ambas piernas; con amarilla a pata coja y con la pelota roja, quedarán parados.
Materiales
  • Un balón de color rojo, uno balón de color amarillo y un balón de color verde (se puede utilizar cualquier material que se disponga, de estos colores).

El tiburón

Utilizaremos el gimnasio o la sala de psicomotricidad. Uno de los extremos de la pista será la arena y el resto el agua. Los alumnos estarán en la arena al comenzar el juego (la arena la podemos representar con colchonetas o simplemente con bancos suecos donde deberán de sentarse). En la arena aprovechamos para echarnos crema (por la cabeza, por las piernas, por los brazos…) y tras echarnos crema nos vamos a bañarnos a la playa (situaremos colchonetas para que los alumnos hagan como están nadando). Pero de repente aparece el tiburón (profesor con un churro de piscina) y todos los alumnos deberán huir y volver a la arena, donde estarán a salvo. Cuando el tiburón abandone la playa pondremos volver al agua.

Variantes
  • Podemos introducir olas, que estarán al otro extremo de la pista y serán las espalderas. Cuando el profesor diga de ir a las olas, todos los alumnos deberán de subirse a las espalderas simulando que están más elevados por las olas.
Materiales
  • Un churro de piscina para representar el tiburón.

La serpiente

Uno de los alumnos llevará un churro de piscina largo, arrastrandolo por el suelo simulando que es una serpiente. El resto de niños deberá de correr y escapar de la serpiente, evitando que les pique. Cuando esto suceda, el niño que ha sido picado, pasará a ser la nueva serpiente.

Variantes
  • Cuando la serpiente pique a alguno de los alumnos, estos deberán de sentarse en el suelo, pudiendo ser salvados por cualquier alumno que pase por encima de sus piernas.
  • Las serpientes se van sumando a medida que los alumnos son pillados.
Materiales
  • Churros de piscina largos.