La salud

La salud es uno de los contenidos más importantes de Educación Física, ya que en la etapa de Educación Primaria se trabaja en todos los cursos a través del bloque de contenidos de Actividad Física y Salud. Por lo tanto, la Educación Física y la salud deberá estar presentes en nuestras clases de Educación Física. Es por ello, que debemos de potenciar en nuestras clases hábitos saludables, y evitar comportamientos contrarios a la salud. Pero ¿cómo puedo trabajarlo en mis clases?. A continuación te presento las diversas maneras de trabajar los hábitos saludables en nuestras sesiones:

  1. Calentamiento: antes de comenzar a realizar actividad física, debemos de concienciar a nuestros alumnos de realizar un adecuado calentamiento para que activar al organismo.
  2. Hábitos posturales: es fundamental que durante la práctica de actividad física, nuestros alumnos adopten una adecuada postura del cuerpo, ya que evita lesiones producidas durante la misma.
  3. Higiene corporal: es muy recomendable que nuestros alumnos vengan a clase con la ropa y el calzado adecuado para la practica de ejercicio físico, siendo positivo tanto para su comodidad como para evitar lesiones. Además, después de las sesiones, deberán de adoptar hábitos de higiene como cambiarse de ropa o camiseta y asearse.
  4. Vuelta a la calma o estiramientos: es de vital importancia que nuestros alumnos recuperen el estado inicial y puedan recuperar la tonicidad normal de los músculos. La vuelta a la calma se puede realizar a través de juegos y mediante los estiramientos.
  5. Hábitos alimenticios, ya que un adecuado estado de salud depende en gran medida de una alimentación sana y equilibrada.

Como has podido comprobar mientras estabas leyendo los hábitos saludables, la gran mayoría de ellos son o deben se trabajados diariamente en nuestras sesiones, como el calentamiento, la adecuada postura corporal durante los juegos, la vuelta a la calma y estiramiento así como la higiene antes de regresar otra vez a clase.

Sin embargo, los hábitos alimenticios en nuestra área no se trabajan en exceso, y deberían de incluirse como contenidos, ya que así lo refleja el currículo actual. Es por ello que a continuación proponemos juegos para trabajar una adecuada alimentación en nuestras clases de Educación Física.

Juegos para trabajar hábitos saludables

En el primer juego [El semáforo saludable], trabajamos los alimentos saludables en Educación Primaria. Los juegos siguientes están relacionados con la distinción de los nutrientes saludables y perjudiciales para nuestro organismo. Para ello, en los juegos hemos utilizado balones rojos (grasas), balones amarillos (proteínas), balones verdes (vitaminas) y balones azules (hidratos de carbono)


El semáforo saludable

Dividimos la clase en dos grupos. A cada grupo le pertenecerá 36 alimentos apareciendo en cada una de estas alimentos con el nombre del mismo. Cada una de las cartas tendrá asignada un color del semáforo según le corresponda (verde: alimentos que deberán de consumirse a menudo ; amarillo, los que deben moderarse y en rojo alimentos que deben evitarse).

Situaremos en uno de los extremos de la pista dos semáforos saludables formados por tres aros de colores (rojo, amarillo y verde). Los jugadores de ambos equipos deberán de coger las cartas de los alimentos que corresponden a su equipo. Cualquier jugador ambos equipos podrá subirse a las espalderas a coger la carta de alimentos de su equipo. Sin embargo, sólo se puede trasladar una carta por jugador a su semáforo saludable.

Variantes

  • Aumentar o reducir el número de alumnos de cada grupo.

Materiales

  • Cartas del semáforo saludable

Elimina las grasas

Dividimos la pista en dos campos, dejando en la zona central una zona vacía delimitada por dos hileras de conos paralelas para evitar que los alumnos se acerquen mucho al lanzar las pelotas. En cada campo situaremos 5/6 balones rojos que harán de grasas. Cuando el profesor lo indique los jugadores de cada campos deberán de eliminar las grasas de su campo, ganando el equipo que menos grasas (balones) tengan acumuladas en su zona.

Variantes

  • Aumentar el número de grasas que tiene en el campo cada equipo (aumentará la participación de los alumnos, al tener que estar constantemente eliminando balones de su campo).
  • Modificar la forma en que pueden enviar el balón al otro campo: con el pie, con la mano…(los alumnos conocerán las diferentes posibilidades que le ofrece su cuerpo).

Materiales

  • 12 balones rojos (grasas)
  • Conos para delimitar una zona vacía en mitad del campo.

Los nutrientes agrupados

Dividimos la clase en grupos de 4/6 jugadores. Cada equipo tendrá 3 pelotas de 4 colores diferentes (3 pelotas rojas que serán las grasas, 3 pelotas amarillas que serán las proteínas, 3 pelotas verdes que serán las vitaminas y 3 pelotas marrones que serán los hidratos de carbono). Cada grupo contará con 5 aros, uno situado en un extremo de la pista, donde estarán todos los nutrientes agrupados y 4 de ellos en el centro de la pista. El objetivo de los alumnos es reunir cada uno de los nutrientes en su aro correspondiente (podemos usar aros del mismo color que las pelotas para que sea más fácil de identificar). Veremos que grupos consiguen situar todos los nutrientes en sus correspondientes lugares antes que el resto.

Variantes

  • Incrementar o reducir el número de nutrientes, únicamente grasas y proteínas; grasas, proteínas, vitaminas e hidratos de carbono…(aumentará o disminuirá el conocimiento de los alumnos sobre los nutrientes que existen)

Materiales

  • Balones rojos (grasas), amarillos (proteínas), verdes (vitaminas) y balones marrones (hidratos de carbono).
  • 4 aros por grupo.

Robavitaminas

Hacemos 4 grupos de jugadores. Cada grupo tendrá un aro con sus vitaminas (balones verdes). Los tres grupos se situarán en el gimnasio formando un cuadrado, para que la distancia entre estos sean la misma. Se puede robar proteínas a cualquiera de los tres equipo contrarios (solamente una por alumno). Sin embargo, la regla fundamental es que solo puede haber un alumno en movimiento por equipo y no se puede defender los vitaminas que nos roban. En el recuento final, el equipo con más proteínas ganará y consecuentemente será el equipo más saludable.

Variantes

  • Modificar la forma en la que se deben desplazar (a pata coja, con las dos piernas (como canguros), a cuatro patas…)

Materiales

  • 1 aro por equipo.
  • Balones verdes (o de cualquier otro color que consideremos).

El camino saludable

Dividimos la clase en 3 grupos de alumnos. Elaboraremos un recorrido con ladrillos de psicomotricidad. Al inicio del recorrido tendrán un aro con balones rojos (grasas) y al final un aro con balones amarillos (proteínas) y verdes (vitaminas). El objetivo es que los alumnos transporten las grasas que se encuentran en su aro, y se traigan las vitaminas y proteínas que están al final de los ladrillos de psicomotricidad. Solo pueden llevar una grasa y traer una vitamina o proteína. Las grasas tendrán que llevarlas por el recorrido creado y las proteínas o vitaminas las podrán traer corriendo, por el exterior del camino. Ganará el equipo que antes los traiga, siendo el equipo más saludable.

Variantes

  • Las vitaminas o proteínas deberán de ser transportadas de vuelta por el recorrido desarrollado.

Materiales

  • Cada grupo necesitará: 2 aros, 6 balones rojos, 3 balones amarillos, 3 balones verdes, ladrillos de psicomotricidad.

Menos grasas

Dividimos la clase en 3 grupos. Elaboraremos un recorrido con bancos suecos, situando obstáculos encima de los mismos (conos y ladrillos de psicomotricidad). Al inicio del recorrido tendrán un aro con balones rojos (grasas) y al final un aro vacío donde deberán de dejarlos. El objetivo del juego es que los alumnos se den cuenta de que el aumento de la grasa corporal dificulta los movimientos diarios así como la actividad física. Para ello, en la primera ronda, cada jugador del equipo deberán de llevar 3 balones, mientras realiza el recorrido. Cuando acaben la primera ronda, se irá disminuyendo el número de balones hasta que únicamente lo realicen con un balón. Los alumnos comprobarán como el juego es más sencillo cuanto menos balones tengan que llevar, y consecuentemente cuanto más saludables estén y menos grasas tengan.

Variantes

  • Incrementar el número de pelotas que cada alumno tendrá que llevar durante el recorrido (dificultará el juego, ya que deben evitar que se les caiga mientras atraviesan el recorrido).
  • Incrementar o disminuir el número de obstáculos (facilitará o dificultará el recorrido).

Materiales

  • Cada equipo necesitará: dos aros, pelotas rojas de foam o de petanca o similares, y ladrillos y conos como obstáculos.

El equipo saludable

Se divide la pista en dos campos, situando al final de ambos campos una zona segura donde se situarán el mismo número de balones rojos (grasas), balones amarillos (proteínas) y balones verdes (vitaminas) en ambos equipos. Cada campo estará ocupado por un equipo, que contará con defensores (solo podrán defender en su campo; se encargan de impedir el avance de los atacantes rivales) y atacantes (se encargarán de llevar las grasas al otro equipo y de robarles las proteínas o vitaminas).

El objetivo del juego es conseguir la mayor puntuación (grasas -1, proteínas 1 y vitaminas 2). Para ello, los atacantes del equipo deberán de llevar las grasas al otro campo a la ida, y quitar proteínas o vitaminas a la vuelta evitando que los defensores le intercepten. Si los defensores pillan a un atacante llevando las grasas, deberán de devolverlas a su campo. Una vez que los atacantes hayan esquivado a los defensores y se encuentren en la zona segura del otro equipo, podrán dejar la grasas y robar vitaminas o proteínas, sin poder ser pillados por los defensores en su vuelta al campo de su equipo. Cada atacante puede llevar únicamente una grasa a la ida, y robar una proteína o vitamina a la vuelta.

Variantes

  • Introducir o reducir el número de nutrientes.

Materiales

  • Mismo número de balones rojos (grasas), balones amarillos (proteínas), balones verdes (vitaminas) en ambos equipos.
  • Churros para los defensores.

Nos saltamos la dieta

Ataremos un aro a una cuerda. Los alumnos tendrán que ir saltando la cuerda para evitar que se la queden. Los alumnos que hayan sido dados deberán de sentarse en el suelo, pudiendo volver al mismo cuando la cuerda de una vuelta entera sin dar a ningun alumno, incluyendo el alumno que está en el suelo (para ello este alumno deberán de levantar las piernas al pasar la cuerda). Tras algunas repeticiones, incrementaremos el tamaño del aro para que los alumnos se den cuenta de que si incrementamos la grasa de nuestro cuerpo (el tamaño del aro), tenemos más dificultades para hacer deporte o cualquier actividad de nuestra vida diaria.

Variantes

  • Utilizar distintos tamaños de balones para similar el incremento de la grasa corporal y la dificultad para practicar actividad física cuando esta aumenta (a mayor tamaño del balón o del aro, mayor dificultad para saltar o coordinar correctamente el salto)

Materiales

  • Una cuerda.
  • Aros de distintos tamaños (pequeños como un ringo, medianos y grandes como un hulla hoop).